Muchas veces sucede que ante cualquier respuesta nuestra que denote tranquilidad frente un mensaje de una ex que te dejó…o tal vez ante una “no respuesta”, ellas enseguida nos dicen que tenemos “bronca” ó “rencor”.

Y lo dicen cuando de nuestra respuesta nunca se desprende eso.

Un ejemplo:

Mensaje de ella: “Que te haya pedido un tiempo no significa que no podamos hablar más o que no podamos ser amigos”.

Respuesta tuya: “Si necesitabas un tiempo imagino que no era para seguir hablando conmigo”
(También está la alternativa de que no le hayas respondido nada)

Nuevo mensaje de ella: “Esto no era esto lo que yo queria, pero bueno…se ve que tenés mucha bronca y rencor. Es una lástima. Hasta siempre”

¿Por qué lo hacen?

Porque quieren convencerse a ellas mismas que la indiferencia que les mostramos y que tan mal les hizo no es tal.
Es más…buscan que al decirnos esto nos calentemos y demos entonces señales más claras de “bronca y rencor”.

Claro…no estaba en sus planes que no lloraras desesperado.

No estaba en sus planes que no le insistieras diariamente.

No estaba en sus planes que tengas orgullo y amor propio.

No estaba en sus planes perder tu atención

No estaba en sus planes que pudieras seguir tu vida sin ella.

Y sobre todo…no estaba en sus planes tu indiferencia.  Indiferencia que NECESITA ver como rencor, porque la indiferencia la mata.

¿Cómo se te ocurre “osar” seguir con tu vida prescindiendo de ella?

¿Cómo se te cruza por la cabeza la idea de superar el dolor?

 

¿Estás loco vos?

No…no…ella siente que vos no tenés derecho a eso…que tu bienestar no es una posibilidad…que si te dejó no solo tenés que estar llorando tirado en tu cama sino que le tenés que claras muestras de esa situación para que ella se quede tranquila con su ego bien arriba.

 

En esos casos ellas son las que te dejan y vos sos el malo y el rencoroso.  Que loco, no?

 

Esos mensajes donde te acusan de rencoroso, etc, suelen terminar con un “hasta siempre”, como para que vos te saques la careta y te desesperes ante la posibilidad de perder…lo que en realidad ya habías perdido. Y que por supuesto, se lo demuestres.

 

Tranquilo. No pierdas el eje.

Pensá que si quiere volver, nada ni nadie le impide decirlo.

VAMOOOO NENEEEEE!!!

Deja un comentario