Todo caballero andante debe estar enamorado de una maravillosa mujer a la cual dedicar sus hazañas.

Fue por eso que en su locura, Alonso Quijano (Don Quijote de la Mancha) “elige” a Aldonza Lorenzo, una labradora de buen parecer a la que solo conocía de vista y solo había visto tres veces, para que sea la inspiración en sus andanzas y complete la figura de hidalgo caballero errante conjuntamente con las armas heredadas de su abuelo y su famélico corcel al que llamó “Rocinante”.

Fue así como Don Quijote se convenció de que Aldonza era su enamorada, le incorporó en su mente un virtuosismo extremo que la convertía en la mujer perfecta y la llamó “Dulcinea”.

 

Si bien es cierto que ya no estamos en épocas donde a algún loco se le da por salir montado a caballo y enfundado en una chirriante armadura a combatir molinos de viento, no es menos cierto que la necesidad de tener una mujer ideal de la que nos enamoremos, es el desvelo de muchos hombres.

 

Hoy en día la tecnología nos brinda unos maravillosos y sencillos “atajos” para conocer a esa mujer perfecta, hermosa, virtuosa y perdidamente enamorada de nosotros.

 

Así es como las frases “Nos conocimos por Tinder”, “Nos conocimos por Badoo” o “Nos conocimos por Facebook” suelen ser el comienzo de la mayoría de los relatos amorosos.

 

Vemos una foto…nos gusta y….nos enamoramos! Y en donde esa “Aldonza” que se encuentra del otro lado nos da algo de calce, inmediatamente la transformamos en nuestra “Dulcinea del Toboso”.  O en nuestra Dulcinea de Temperley, de Vicente López, de San Miguel o de Lugano.

 

Pero…¿Qué sabemos de ella?

Nada. De esa Dulcinea que nos estamos inventando, al igual que Don Quijote, no sabemos nada.

Lo único que sabemos es que nos gusta físicamente, que nos dio algo de bola y que entonces, sí o sí, tiene que convertirse en nuestra doncella, nuestra enamorada, nuestra fiel y amorosa pareja por siempre.

 

¿Qué cosas le gustan? ¿Qué cosas le molestan? ¿Es una mina normal o es una completa trastornada? ¿Es una mina confiable o es más puta que las gallinas putas? ¿Es hipercelosa? ¿Tiene un ex del que sigue enamorada y con el que va a volver cada vez que éste la busque? ¿Tiene un carácter de mierda y es de reaccionar de forma agresiva ante cualquier situación que le disguste? ¿Es violenta, rencorosa o resentida?

¿El sentimiento que se te generó por ella es correspondido o empezó una relación con vos solo porque fuiste el que apareció en ese momento y si el que aparecía era yo o un amigo tuyo o Mongo Aurelio era exactamente lo mismo?

 

Tené cuidado, pensá, abrí los ojos.

Las batallas contra los molinos de viento, son causas perdidas.

Las relaciones con personas totalmente idealizadas, también.

Un comentario

  • Jaime Luis

    Totalmente fabio. Por mi parte soy un hombre fusariano pero en ma sangre amo desde la libertad y no desde la necesidad como lo predicas cambiaste mi vida hace años y ahora soy del grupo A algo irreversible gracias a ti. El caso es que yo estando en esta situacion claramente andaria con los ojos abiertos y no me tiraria a la piscina sin ver que halla agua primero

Deja un comentario