Esta es una de las grandes preocupaciones de quienes han sido engañados…o por decirlo de otra manera “defraudados” por una mujer.

Quienes han descubierto a su amada novia en una infidelidad suelen tener como primera meta recuperarla. Y luego buscan que ella “los convenza” de que jamás sería capaz de hacer lo que hizo.

Sí…sí…suena pelotudísimo, pero es así. Y claro…como lo único que queremos es volver con ella teniendo la seguridad de que ella nos quiere, nos valora y nos respeta como nosotros queríamos creer, necesitamos que nos de las garantías del caso.

Y ella nos las da, por supuesto: “Mi amor….jamás volvería a hacerlo…me equivoqué…sos el hombre de mi vida y bla, bla,bla”

La pregunta recurrente en todos estos casos es “¿Cómo hago para volver a confiar en ella?”.

Y lo que es peor aun…¿Cómo hago para volver a confiar en cualquier otra mujer?

Una vez yo venía manejado por la avenida Cantilo al lado de un camión. Nada hacía suponer que el conductor de camión, de la nada y porque sí, girara su volante hacia mí golpeando mi auto con su rueda y haciéndome perder el control.  Pero lo hizo.

¿Cómo puedo yo entonces confiar en que cualquier otro vehículo que circule a mi lado no va a hacer lo mismo?

¿Le pido garantías especiales a cada uno? Eso es imposible. Y aunque fuera posible ¿Qué me asegura que cumplirían?

¿No manejo más?…y…pero me puede pasar viajando en un auto ajeno….

Ah…ya sé…..no me subo más a un auto…

MMmm…. nop….tampoco…

Hay una sola solución: Dejar de obsesionarnos con “la confianza”.

Vamos a un caso práctico:
Tu novia te dice “Me voy a un campamento con mis ex-compañeras de jardín de infantes”.

Y bueno….la verdad que suena como el ojete. Pero de ser mentira el daño ya está hecho. Porque por más que nos pongamos en cuidas y les discutamos de manera desconfiada la veracidad de su campamento para evitar que se produzcan los hechos, la intención ya estuvo.

El tema es “¿Nos sirve tener al lado una mujer que planea garcarnos como desde un zeppelin?”

¿Podemos evitar eso si “confiamos”?
¿Podemos evitarlo si “no confiamos”?

La mujer que merezca estar a nuestro lado es aquella que teniendo la total y absoluta libertad de hacer con su vida lo que le de la gana, nos elige a cada momento.

Es por eso que no podemos ni debemos estar dando tanta importancia a “la confianza”.
El desconfiado sufre.
Y la gran mayoría de las veces sufre al pedo porque se hace unas películas inútiles de cosas que no suceden.

Chicos…despreocúpense…que cuando las cosas que tanto temen sucedan se van a enterar sin necesidad de estar viendo fantasmas por todos lados.

Y cuando eso tenga que suceder, si es que alguna vez sucede,  será inevitable… y habrá que “actuar” como un hombre con amor propio que no permite faltas de respeto.

Por eso la respuesta a la pregunta “¿cómo hago para volver a confiar en una mujer?” es la misma que para la pregunta “¿Cómo hago para  volver a estar seguro que un auto no va a chocarme de costado cuando voy por una avenida?”

NUNCA VAMOS A ESTAR SEGUROS…PERO LA REALIDAD ES QUE NO IMPORTA.

Disfruten los buenos momentos y confíen. 
Confíen en ustedes.
Confíen que ninguna que los defraude es irremplazable.
Confíen en que del peor dolor se sale.
Confíen en que siempre van a volver a enamorarse.
Confíen en que ustedes valen…y mucho.

Un abrazo y…
¡¡¡VAMO NENEEE!!!

2 Comentarios

Deja un comentario